Avisar de contenido inadecuado

Colo Colo en la Copa Libertadores

{
}
{
}

Comentarios Colo Colo en la Copa Libertadores

Estimados amigos del Continente:
El sábado 19 recién pasado, tuve oportunidad de ver por las pantallas de TVN Chile un documental sobre la participación de Colo Colo en su campaña de 1973 que lo llevó a disputar por primera vez la final de la CLA.
Por aquel año fuí espectador a través de la pantalla de TV de aquellos partidos, mi comentario se circunscribe a la etapa semifinal en la cual debió enfrentar a Cerro Porteño de Paraguay y a Botafogo F.R. de Río de Janeiro.
El grupo se abrió con el match de Colo Colo visitando los pastos del mítico Maracaná, en una noche inspirada el equipo albo soportó la arremetida del equipo carioca, con aplicación, inteligencia y rapidez en la salida logró desconcertar al rival que solo atinaba a enviar centros para Jairzinho, Roberto, Zequinha o Rodolfo Fischer que había ingresado por el lesionado Dirceu, sin dejar de destacar a ese promisorio lateral volante por la izquierda llamado Francisco Marinho que con un estupendo disparo de media distancia inquietaba el arco de Adolfo Neff.
Promediando los 30 minutos y en un ataque por derecha de Colo Colo, tuvo en Francisco "Chamaco" Valdés la oportunidad de abrir la cuenta con un hermoso disparo de emboquillada desde fuera del área, dejó estático al arquero Wendell, pero sorpresivamente uno de los guardalíneas anuló el tanto por una supuesta posición adelantada de un delantero albo. Hasta el día de hoy y analizando este video no logramos determinar quién estaba adelantado. Terminó este lapso con el marcador igualado en blanco y con la incertidumbre de si Colo Colo aguantaría el ritmo de juego en lo que restaba del match.
Luis Alamos DT de Colo Colo, habilmente planteó la segunda etapa haciendo ingresar a Sergio Messen por Elson Beiruth para dar un mayor peso en el medio campo y otorgar mayor libertad a Chamaco Valdés que con sus pases milimétricos alimentaba a Carlos Caszely, a Sergio Ahumada y a Leonardo Véliz. Y fué así en uno de esos contragolpes que Caszely logró escaparse por derecha en solitario seguido por un lento zaguero Brito y un permeable Scala logrando batir a Wendell con tiro bajo. Pero la alegría no quedó allí, tres minutos mas tarde en un nuevo arranque de Caszely a pase de Valdés, Scala lo derriba en el área marcándose el penal correspondiente, siendo convertido por el maestro en estos tiros, Chamaco Valdés. Colo Colo ganaba 2 x 0 a los 35' minutos del segundo tiempo y en el Maracaná. De pocó le sirvió a Botafogo descontar a los 44' del segundo tiempo por intermedio de Ferreti. Fué la primera victoria de un equipo chileno en el Maracaná. Las imágenes que observé en ese documental me trajeron a la memoria un momento memorable para el futbol chileno, tan escaso en triunfos en el exterior, allí se pensó que este Colo Colo 73 estaba para cosas mayores. Lamentablemente nuestros equipos nos tienen acostumbrados a darnos una de dulce y otra de agraz ya que el siguiente partido de Colo Colo fue visitar los pastos del Defensores del Chaco y en una noche para olvidar Cerro Porteño nos devolvió a la realidad, vapuleando a este Colo Colo por 5 x 1. Qué sucedió ? qué pasó ? y el desplante exhibido en el Maracaná no se repitió en Asunción ?
En entrevistas a los jugadores de Colo Colo en este documental se mencionó que al día siguiente del juego frente a Botafogo, el equipo visitó Copacabana, disfrutó de sus playas, del relajo, del descanso y se llegó a pensar que Cerro Porteño era un equipo permeable y con el solo hecho de haber ganado en Brasil bastaba para enfrentar a los guaraníes. Los entretelones de este juego será motivo de otro comentario. 
Un abrazo desde Santiago de Chile
Hugo Salinas 
Hugo Salinas Hugo Salinas 22/01/2008 a las 04:36
Para muchos crónistas la campaña del Colo Colo en 1973 es la mejor realizada incluyendo la que los llevó al titulo de 1990. Incluso analizando linea por linea y jugador por jugador muchos coinciden en indicar que el equipo de 1973 es superior al de 1990. Aunque siempre es debatible la comparación de equipos de épocas distintas, debemos reconocer la calidad del club albo en 1973.  La final disputada contra los "Diablos rojos de Avellaneda" con el tiempo es cada vez más legendaria y reviste todas las características de una final épica disputada entre dos gloriosos clubes  que se fajaron a su estilo por conquistar el trofeo de la CLA.

No hay que olvidar el entorno socio-polìtico de aquel año y la calidad en la personalidad de los jugadores que intervinieron.

Referente a la estrepitosa derrota por goleada subsecuente a su gran triunfo en Brasil, me parece que la explicación ensayada calza con una mala costumbre de nuestros jugadores del Pacífico que al lograr un éxito tan resonante como que después "aflojan", pensando que con el logro inicial ya el resto esta servido. La derrota en Asunción ante cerro Porteño fue como una cachetada al orgullo del "Cacique" los jugadores así lo comprendieron, aprendieron la lección y ello sirvio para que mejoraran su actitud en los siguientes partidos que lo llevarian a pelear palmo a palmo una gran final.
SALVADOR 28/01/2008 a las 01:38
les saluda un hermano peruano que trabajo en chile mucho tiempo en santiago com equipos santiag morning y union española y me da justo que sigan por muy bien camino asi el mundial tengo mi hijo que es chileno y estoy orgulloso de que sea chileno y hincha de colocolo bueno desearle suerte ami equipo de mis amores colocolo que viva chile  que me dio oprotunidad de trabajo yo ayudo a  las delegasiones cuando juegan aka en peru por eso soy comosido como pipo gorosito por la seleccino chilena que me comosen chaoooo      que salga campeon colocolo
gabriel gabriel 15/11/2008 a las 16:21
Señores lectores de Historia y Futbol:
Agradezco este espacio de opinión.  Soy un fanatico del fútbol, seguidor de Colo Colo y de toda la historia futbolística de mi país.  Y quisiera referirme a la campaña del Colo Colo 1973, finalista de la Copa Libertadores.

Lamentablemente no vívi la epoca (si viví la campaña de 1991, tenía 13 años en ese entonces y aun mantengo frescos los recuerdos), pero me he ido informando constantemente de aquel mítico equipo, de los jugadores que lo integraban y del contexto social y politico que se vivía en el Chile de ese entonces.

Colo Colo 73 era un equipo que daba alegrías, daba espectáculo, era capaz de enmudecer al Maracana cuando derrotó al Botafogo, asi como tambien de tener a los Diablos Rojos por las cuerdas en esos tres interminables y dramáticos partidos, los cuales, lamentablemente, fueron definidos por factores externos al futbol (cobros arbitrales dudosos, arbitros extorsionados, presiones externas de los dirigientes argentinos por todos sabidos corruptos... lo saben muy bien en Argentina).  Estos factores nos privaron de un campeón legítimo en esa edición de la copa.  Lastima que la historia se escribió de una manera diferente.  Independiente era un gran equipo, no necesitaba ese tipo de ayuda.

A pesar de eso, hasta el día de hoy se recuerda a un plantel que, compuesto netamente por futbolistas chilenos (Elson Beiruth era el único extranjero, pero con muchos años jugando en Chile), se imponía con un futbol galano y contundente en el concierto sudamericano.  Caszeli, Veliz, Nef, Chamaco Valdes, Ahumada, Paez. Gonzalez, Herrera, Galindo, y todo este grupo de notables daban una alegria inmensa a un país quebrantado socialmente.  Una historia por todos conocida.

Hoy en día trato de imaginar como debió ser esa campaña, imaginar todo lo vivido en cada uno se esos partidos e intento compararlo con el futbol actual.  Con el equipo actual.  Y mi conclusión es pesimista.   Veo difícil que aparezca otro equipo con esa mistica, con ese arrojo, con esas ganas de ganar.  Los futbolistas chilenos de hoy están dormidos, sin hambre de gloria.  ¿Sera el contexto social actual?... dejo la inquietud.  ¿El Colo Colo 91?  tuvo el mas grande logro, fue campeón, pero no se si tenía la misma mistica, es discutible.

No me queda mas decir que viva el Colo Colo 73 por siempre en el recuerdo mas grato, y mi compromiso sera que todas las nuevas generaciones sepan que hubo una vez un equipo chileno que dejaba el alma en la cancha, y que sabía dar alegrías a un pueblo deprimido.

A todos, un abrazo... desde Chile.

newlandon 08/01/2009 a las 17:25
Un merito enorme de este afamado club chileno es el de haber pergueñado y materializado la idea de un torneo continental de campeones de futbol, torneo efectuado en 1948 y que desde el congreso de la COMEBOL de 1996 se oficializó como la primera edición de la competencia denominada Copa Libertadores de América, así cualquier estadística que se declarare a partir de aquel año debe tomar en cuenta los detalles de dicha competencia.
A continuación posteo una breve reseña presentada en la web el informador albo referente a este detalle.
1948, Colo-Colo Organiza "la Primera Copa Libertadores"

Colo-Colo tiene el orgullo de haber organizado el primer campeonato de campeones, la primera competencia internacional de paises sudamericanos, congregando a monarcas internacinales, empezando por el cacique.
    Han pasado 54 años , en que el Estadio Nacional se engalano para recibir a Vasco da Gama, River Plate, Nacional de Montevideo, Emelec de Guayaquil, Municipal de Lima, Litoral de Bolivia, todos estos rivales de Colo-Colo en la extraordinaria competencia. El campeonato de campeones de 1948, idea de Colo-Colo, proyecto lo que seria mas adelante la Copa Libertadores de América, cuya primera versión fue ganada por Peñarol en 1960. Presidido entonces por Róbinson Alvarez , Colo-Colo patentó un torneo espectacular hace mas de medio siglo. La estadistica relata que Vasco da Gama representante Brasileño, se coronó campeón con 10 puntos, escoltado por River Plate a un punto de diferencia. Mas atras Nacional de Montevideo, Colo-Colo ( consiguio 6 puntos en igual numeros de partido), Municipal de Lima, Litoral de Bolivia y Emelec de Ecuador al final de la tabla. Este torneo costituye un gran mérito para la entidad Colocolina, ya que elevó al futbol Sudamericano en aquel histórico evento realizado en el Estadio Campos de Sports de Ñuñoa.
SALVADOR 11/01/2009 a las 17:08
Estimados amigos del continente: Toco esta vez un espinoso tema donde es posible apreciar que el futbol como "fenómeno de masas" no está excento de sufrir y ala vez influir en el entorno socio cultural de su época. En la historia de la CLA hacia la edición de 1973,  coincidieron la gran campaña librada por "El cacique" y la grave situación política en Chile, es por ello que al pasar los añós en marzo del 2008, con una mayor información y con las pasiones algo rebajadas se propalo en la TV chilena  el video "Sabor a Victoria" como un reportaje que muestra los entrecijos de la campaña colocolina y el entorno político, a continuación reposteo la critica referente al video del periodista Cristian Gozales Farfan y la réplica (sin glosar) del autor del reportaje Víctor Gomez, considero que las opiniones son alturadas y muy aleccionadoras.

Colo Colo 73: El equipo terapéutico
Si hay algo que siempre proclamo a los cuatro vientos es mi pasión a veces extralimitada por el fútbol. Tampoco he escondido mi orgullo de ser colocolino desde que tengo uso de razón. No obstante, debo aclarar que mi intención de ver este documental, en estricto rigor, poco tenía que ver con el fútbol y con Colo Colo, pese a que ambos están involucrados en esta producción. Hace algunos años mientras estudiaba en la universidad, comencé a entusiasmarme por averiguar esas peculiares relaciones que siempre han existido entre la política y el balompié, pero que en Chile aún no se detectan como en otras latitudes. En Argentina, por ejemplo, más allá de la veneración y las altas cuotas de irracionalidad que genera, es una disciplina incorporada a los estudios en ciencias sociales. Sociólogos, antropólogos y periodistas se unen para explicar en términos mucho más aterrizados y exhaustivos por qué el deporte rey es capaz de aglutinar tantos feligreses en torno a una pelota o por qué se dice a veces que es la verdadera religión pagana de los pueblos.

“Sabor a victoria”, del periodista de Chilevisión Víctor Gómez (coautor de “Miguel: La humanidad de un mito”), se interna en los detalles del Colo Colo ’73, un equipo que marcó una época. Un equipo que con figuras rutilantes estuvo a un tris de ganar una inédita Copa Libertadores para el fútbol chileno. Un equipo que tenía todo para alzar el trofeo continental, pero que terminó siendo abiertamente perjudicado en los tramos finales y cuyos jugadores, pese a todo, quedaron con ese sabor, un sabor a victoria. Ese equipo que consiguió entregar un respiro, un alivio durante 90 minutos de fiesta y de jolgorio, en un país sobrepasado por el conflicto y la división, cuya historia concluyó súbitamente todos sabemos cómo.

Creo que de partida hay que decir que son escasos los trabajos periodísticos en Chile que abordan globalmente los nexos entre fútbol y política, fútbol y sociedad, fútbol e identidad. Por eso, este documental es ampliamente recomendable no sólo para los fanáticos de este deporte o los hinchas de Colo Colo, sino que para todo quien se interese en descubrir esa particular –y muchas veces tormentosa- utilización que ejerce el poder político sobre una actividad de profundo impacto social como es el fútbol.

El trabajo de Gómez, a mi modo de ver, cumple cabalmente con lo que se compromete, por más que tenga deficiencias en cuanto a la elección de las fuentes a consultar. El periodista visualiza ese arraigo popular que tiene Colo Colo, desde siempre identificado con ese señor que se levanta a las 5 de la mañana, con esa señora de manos curtidas que se mata por sacar adelante a sus hijos, con ese niño de cara sucia que aguarda desesperadamente un pedazo de pan. Ahí aparece Carlos Caszely, símbolo del Cacique de aquellos tiempos, contando la efervescencia que provocaba el equipo en la gente común y corriente, cómo llegaban al Estadio Nacional en micros atiborradas, con banderas, en patota, en familia, como antes, con la única esperanza de ver ganar al club de sus amores, volver satisfecho a casa y olvidar un poco el drama cotidiano de las colas y tantos traumas más.

“Sabor a victoria” tiene el mérito, como decía, de conjugar aunque por separado la campaña de Colo Colo durante esa Copa Libertadores y el potente significado que representó en una época tan convulsionada. Entre los entrevistados aparecen el mentado Caszely, Francisco “Chamaco" Valdés, Leonardo Véliz, Guillermo Páez, Mario Galindo, Adolfo Nef y Leonel Herrera, explicando las virtudes individuales y grupales que poseían los albos, sin duda, uno de los mejores planteles de la historia del balompié nacional. Pero además se repasan las inquietudes sociales que algunos miembros del club compartían en torno al proyecto de Salvador Allende, sus posturas a favor de la igualdad y la democracia y, sobre todo, una nítida conciencia sobre el momento que atravesaba Chile. De esta línea precisamente eran los “díscolos” Véliz y Caszely, futbolistas pero también hombres pensantes, no ajenos a las vicisitudes del día a día.

El documental revela que en general en el plantel no había claridad sobre lo que representaba Colo Colo en tiempos de crisis. Y ahí asiste uno de los puntos más acertados del trabajo de Gómez, para mi gusto, y que no es otra cosa que mostrar el grado de indiferencia y superficialidad que rodea al mundo del futbolista y que lo acompaña hasta el día de hoy. Personas que, salvo excepciones, no parecen conmoverse con su entorno, que viven exclusivamente del fútbol y para el fútbol, poco interesados y capacitados en esgrimir opiniones acerca de lo que pasa alrededor suyo. Un vicio y un estigma, sin dudas, que sigue persiguiendo a los jugadores y que cada día se encargan de engrandecer.

Poco hay que decir sobre el apoyo de las imágenes: simplemente notable. Según supe, fue un trabajo de hormiga hallar las tomas de las jugadas y los goles de Colo Colo ’73. Absoluto mérito de Víctor Gómez. Lo que queda un poco cojeando diría yo es indagar más a fondo en este supuesto uso político que hizo la Unidad Popular del cuadro del mítico “Zorro” Álamos, el mismo que acuñó la frase de la marraqueta que era más crujiente y del té que era más dulce cuando los albos ganaban. Una frase que casi con total seguridad es la síntesis del rol que le tocó cumplir a Colo Colo en esos instantes de tensión extrema.

Los mismos jugadores narran las invitaciones a La Moneda y la empatía que generó en muchos de ellos la figura de Allende. Pero no hay por ejemplo menciones ni entrevistas a ex personeros de la UP que validen una supuesta utilización política premeditada, como por ejemplo sí se puede demostrar para el Mundial de 1978 en Argentina, donde la dictadura de Videla y compañía creó específicamente una entidad para organizar el torneo y donde sólo a cuadras del Estadio Monumental de River Plate –en la ESMA- se violaban los derechos humanos salvajemente.

De todos modos, es innegable que durante el gobierno de Allende si bien aparentemente no había una estrategia planificada de aprovechamiento político dirigida al fútbol, sí le sirvió como bálsamo social, como un oasis en medio del desierto, como muro de contención en medio de la avalancha. Por eso algunos se atreven a sostener que Colo Colo 73 fue el equipo que retrasó el golpe militar. Una hipótesis que no aparece reforzada en el trabajo audiovisual, pues sólo se remite a rescatar testimonios, opiniones, de los jugadores involucrados, más la voz de connotados periodistas como Alberto “Gato” Gamboa. No he tenido el gusto de leer el libro de Luis Urrutia O’Nell y Juan Cristóbal Guarello donde se sustenta tal tesis. En un plazo cercano lo haré, pues al menos en el trabajo audiovisual no se especifica tan nítidamente.

Los pormenores sobre el posible arreglo de los partidos finales contra Independiente, los golazos de Caszely contra Unión Española y Emelec, el histórico triunfo en el legendario Maracaná ante Botafogo, la particular visión de juego del sabio “Zorro” Álamos y la excentricidad del paramédico Hernán “Chamullo” Ampuero, son parte de los hitos que contiene este sabroso documental. Pero más allá de eso, lo que verdaderamente importa es que, considerando ciertas limitaciones según mi humildísima opinión, hay periodistas en Chile que se atreven a extender la mirada mucho más allá de la cancha misma. Que poseen la lucidez suficiente para advertir que la mayoría de los encantos inherentes al fútbol están paradójicamente fuera de los límites del campo de juego.
Publicado por Cristian González Farfán en 6:29 Replica: victor dijo...
Estimado Cristián:

Leí con atención un artículo que me llegó al mail titulado "Colo Colo 73: el equipo terapéutico". Entiendo que es de tu autoría, fue publicado en un blog y se refiere al documental "Sabor a Victoria". Siempre es bueno cotejar opiniones sobre trabajos (creaciones), en este caso, audiovisual y más aún, cuando personalmente no nos conocemos. De esa perspectiva, para mí es un agrado y lo hace mucho más interesante.

En términos precisos comparto algunos de tus comentarios y otros si bien no coincido, creo que por la gentileza que tuviste de escribir sobre el documental merece un intercambio de puntos de vista. En el inicio del cuarto párrafo afirmas:“El trabajo de Gómez, a mi modo de ver, cumple cabalmente con lo que se compromete, por más que tenga deficiencias en cuanto a la elección de las fuentes a consultar” y tres párrafos más adelante refuerzas esa idea con un remate: “Lo que queda un poco cojeando diría yo es indagar más a fondo en este supuesto uso político que hizo la Unidad Popular del cuadro del mítico “Zorro” Álamos” .

Ante esas afirmaciones hay varios caminos para ensayar un comentario, pero optaré por dos. El primero –sin ánimo de lección académica ni nada parecido-, se refiere a que este trabajo es un documental y a diferencia de un reportaje periodístico, pone su acento en un ángulo subjetivo. Precisamente, esa es la gracia del formato, pues permite el desarrollo de una tesis, exhibir argumentos y luego presentar las conclusiones del autor. En ese tema, Patricio Guzmán ha desarrollado un sostén más teórico para explicar el matiz de la subjetividad del documental y el alejamiento en esa materia del periodismo o el reportaje.

En “Sabor a Victoria” no hay uso de contra-fuentes (opiniones discordantes), ni entrevistados que puedan sostener una tesis distinta a la propuesta del documentalista. O en nomenclatura más periodística, no es un trabajo que se distancie de las fuentes, se apegue a una objetiva y luego por medio de una crónica narre un proceso histórico.

Pero tampoco y creo que a eso apunta tu comentario, se trata de una visión completa sobre el proceso político y el vínculo que pudo tener con el fútbol. En otras palabras, es una mirada dentro de varias posibles y que no intenta tener un enfoque extensivo y total. Al contrario, es una oferta que toma una línea de desarrollo y propone una lectura. De todas formas, es un camino tomado con plena conciencia y no es azaroso, porque en un proceso histórico donde abundan los de matices, anécdotas, acontecimientos y sobretodo lecturas de orden político, existe la posibilidad de discriminar con qué fuentes ensayaras tu propuesta.

Tal vez, cualquier profesor de interpretativo desecharía esa explicación y exigiría como requisito básico, el desarrollo de interpretación basada en el reporteo, información numérica y confrontación de fuentes y versiones. Sin ser purista, ese no es mi camino para este tipo de trabajos. Por eso, opté por el documental. Existe una alternativa intermedia que es del docu-reportaje o docu-periodismo, pero la verdad tampoco me convence. Periodismo lo hago a diario y documentales cada vez que puedo. A su vez intento que sea un sello que está también presente en la primera realización de nuestro equipo (“Miguel: la humanidad de un mito”). Un documental cuya tesis se basa en la figura de carne y hueso, contextualiza al personaje y lo da a conocer desde esa mirada. No hay más que eso. Podríamos hablar mucho más sobre el significado político-ideológico de Miguel, el MIR, y su generación, pero ese no es el tema de este texto. Lo único que puedo agregar es que además de Periodista soy Magíster en Ciencia Política, confeso hombre de izquierda, activo ex dirigente estudiantil y esos temas me interesan mucho.

La segunda explicación deriva de un sustento mucho más pragmático y también realista. Algo sí como “un circo que muestra un show, pero no los realismos y pesares que hay detrás de la cortina o bambalina”. Y aquí hay una experiencia compleja porque precisamente para acceder a fuentes que reforzaran la tesis de un equipo de fútbol que permitió ser el alivio de la gente (pueblo, masa, etc.) en un contexto político polarizado, buscamos a personajes de la Unidad Popular cercanos a Salvador Allende, que conocieran del tema y que pudieran dar alguna opinión.

En la búsqueda de fuentes (en esa faena trabajamos 3 personas) llegamos a dos personajes y sólo te mencionaré al más conocido, se trata de Carmen Lazo, la negra diputada del PS, colocolina de sangre, ex integrante de su directiva y activa hincha alba. Ella -al igual que otros- no recuerda mucho sobre Colo Colo 73, sólo relaciona la campaña de Copa Libertadores a nombres conocidos como Carlos Caszely, Chamaco Valdés y el Luís Álamos. En ningún caso hace una vinculación mayor entre el fútbol y el proceso político, menos en el escenario caliente, difícil y polarizado vivido entre marzo y septiembre de 1973. Ni siquiera creo yo -después de diálogos extensos, profundos y muy respetuosos- se podría pensar, en lenguaje de hoy, en un uso marketero o en cierta maquinación publicitaria para cubrir la fricción política y social con una campaña deportiva. A los mejor, el propio Allende y no sus asesores, sabía que mientras más y mejor le fuera al equipo, al menos, generaría un espacio libre de confrontación y pelea. Algo así como un oasis social en medio de una revolución.

A modo de contexto, recuerda y a lo mejor puedes consultarlo con algunas fuentes, que en la UP, el lenguaje y las categorías de análisis estaban más bien sobre exigidas en términos de interpretación político–ideológica de la realidad. Es decir, a todo el quehacer cotidiano se le aplicaba la lógica marxista y leninista desde la izquierda (ojo que yo me declaro aún marxista y leninista) y desde esa mirada, el fútbol aparece para los más ortodoxos como enajenante, alienante y peor todavía representaba una distracción innecesaria de las clases populares cuando la proceso estaba al rojo vivo. Desde la vereda contraria, la realidad se interpretaba bajo las categorías que adherían al modelo capitalista de entonces, como la escuela keynesiana en la economía, y la teoría de la alianza para el progreso en lo político. Así que desde esta óptica, el fútbol tampoco ocupa un lugar relevante en un proceso caldeado políticamente. Por lo tanto, en medio de se ambiente ni para unos ni para otros Colo Colo 73 representaba mucho en juego, cada uno podía mirarlo desde su trinchera, pero como un elemento más y no como un factor central en juego en el proceso político chileno. Es bastante gramsciana la explicación que te doy, pero esta lectura se reforzó más cuando hablé con varios personajes de la época y no para entrevistarlos, sino en la investigación previa al rodaje.

Incluso después de conversar y asumir que no aportarían mucho los dos personajes que elegimos, igual realicé el registro de las entrevistas, pero a la hora del guión final y el corte definitivo opté (esa fue mi decisión) por sacarlos. Sus testimonios aportaban poco en la línea y desarrollo de la tesis del documental. Pues entonces no es un tema metodológico y, como tu escribes puede ser una debilidad y si así fuese, está asumida por el equipo realizador y por supuesto, por el Director, que soy yo.

Para concluir, la idea de que Colo Colo 73 pudo retrasar el golpe, es una elaboración ulterior, no pertenece al momento político de la UP y es de Luís Urrutia O’Nell, quien desarrolla esa mirada en el libro “Historias secretas del fútbol chileno”. Además, me atrevo a decir que tampoco él encontró más evidencias que las que aparecen en el documental. Pero ese es otro cuento y podemos seguir hablando en otra oportunidad de ese tema…. Lo demás y esto es súper importante, es que en la revisión de acontecimientos históricos y sobretodo cuando se mezclan temas, que en apariencia y con los ojos de ese entonces no tenían vinculación, las conclusiones son nuevas y muchas veces están marcadas por la distancia temporal y los traumas que nos causó la sombra dictatorial….

En síntesis, la tesis del documental “Sabor a victoria” es: Colo Colo 73 (el equipo más popular del fútbol chileno) hizo historia no solo por sus hazañas deportivas ( el primer equipo nacional que ganó en Brasil, tuvo al goleador de la Copa y disputó la final), sino además, porque se transformó en el bálsamo, respiro y alivio social en medio de un país dividido.

Eso es todo.
Un afectuoso saludo y un abrazo
Víctor Gómez L.
SALVADOR SALVADOR 13/03/2009 a las 04:35
La nota periodistica del reportaje se puede visualizar en el site 
www.iconolatra.cl/images/colocolo73_lun.jpg
VOTO VOTO 13/03/2009 a las 04:52
Estimados amigos del Continente:  El fútbol chileno hoy está de duelo. Ha fallecido Francisco "Chamaco" Valdés. Gran jugador, volante de Colo Colo y la selección chilena. Víctima de un infarto al miocardio nos ha dejado este ídolo de multitudes y eximio goleador.
Aunque soy hincha de Universidad de Chile, rival eterno de Colo Colo, no puedo dejar de reconocer la calidad de persona e ídolo de Chamaco Valdés, quién,  con un talento y precisión en sus pases en profundidad dejaban siempre al delantero en optima posición para marcar el gol.
En su dilatada trayectoria marcó 215 goles en torneos nacionales, siendo hasta el día de hoy, el goleador histórico del futbol chileno.  Tal cantidad de goles aún hoy no ha sido batida.
Si a esos 215 goles le agregamos los convertidos en la selección nacional y torneos internacionales, la cifra aumenta a 244 goles.
Disputó integrando la selección nacional dos mundiales, Inglaterra 1966 y Alemania 1974.  Jugó, integrando a Colo Colo, varias versiones de Copa Libertadores, siendo la mas recordada la jugada en 1973, llegando a la final enfrentando a Independiente de Argentina.  (Ver mi nota anterior sobre esta participación de Colo Colo).
En sus inicios como jugador, integró las divisiones inferiores de Colo Colo, debutó en el primer equipo el 27 de Mayo de 1961, enfrentando a O'Higgins de Rancagua. Participó en 371 partidos vistiendo la camiseta del cacique.  Estuvo 13 temporadas en Colo Colo.
Es el máximo artillero de Colo Colo en torneos nacionales con 180 goles en 353 partidos ( 179 en campeonatos nacionales y 1 por liguilla de Copa Libertadores), además es el máximo anotador en este torneo con 20 goles en 44 partidos.
En Colo Colo fue campeón en los años 1963 y 1972, ganador de la Copa Chile en 1974.
Luego de dejar Colo Colo, vistió las camisetas de Unión Española, Antofagasta, Santiago Wanderers, Cobreloa y Deportes Arica donde se retiró de la actividad competitiva en 1981.
Jugó en la selección chilena 50 partidos marcando 9 goles.
Hoy Chile lamenta con tristeza la partida de Chamaco, que jugará en la selección de Dios, donde llegan los de alma generosa, que fueron ejemplo para generaciones pero que su recuerdo perdurará en aquellos que lo vimos jugar y entregar a su hinchada y al país entero, días de alegría y fervor tanto por los goles convertidos y por los triunfos obtenidos.
En mis investigaciones sobre Copa Libertadores que recuerdan a Chamaco, punto aparte es su participación en la Copa de 1973, debo destacar su perfomance en la Copa de 1967, etapa semifinal, Colo Colo enfrentó a Universitario de Deportes, River Plate y Racing de Avellaneda ( a la postre campeón de ese año). En la noche del 7 de Junio, Colo Colo enfrentó a River Plate en Santiago y promediando el minuto 37 del primer tiempo, recibe el balón Chamaco a la altura de la media cancha, observa al arquero rival adelantado y despacha un tiro de emboquillada clavando la pelota en el arco de River, derrotando a un desgarbado y poco ortodoxo arquero argentino,  Hugo Orlando Gatti, esto ante delirio de 34.369 espectadores que vieron ese triunfo colocolino. Se ganó 1 x 0 .  Pero este triunfo no sería todo, en el match de revancha en el Monumental de Núñez, ganaba River a Colo Colo hasta el minuto 43 del segundo tiempo ( 1 x 0), pero Chamaco dijo otra cosa y marcó el gol del empate, lo que constituyó el primer punto obtenido por un equipo chileno en Argentina por Copa Libertadores. El arquero vencido en este segundo match fue, nuevamente Hugo Orlando Gatti.
Este ha sido mi sencillo homenaje a un Insigne del futbol chileno, grande Chamaco, Dios estará apreciando tus amages, tus pases en profundidad, tus tiros libres y tu experiencia en la conversión de tiros penales, como aquel frente a Botafogo en el Maracaná de 1973.
Descansa en paz, Francisco "Chamaco" Valdés........
Hasta una próxima oportunidad
Hugo Salinas
Santiago de Chile
Hugo Salinas Hugo Salinas 11/08/2009 a las 05:31
COLO COLO Y SU GRAN CAMPAÑA DE 1973:
Estimados amigos del continente, del fotolog Eleogato paso a compartir con ustedes una detallada crónica acerca de la campaña colocolina en la CLA 1973 (en Fase eliminatoria), a travès de la misma se podrá apreciar el ascenso de un equipo que partido a partido fue ganando la confianza para sobrellevar una dura campaña que cimentó definitivamente la fama mundila de este gran club chilena. 
 
Formación de Colo Colo 73 y el Campeonato 72

Colo Colo había terminado mal el campeonato ’71. Ni siquiera había alcanzado el vicecampeonato, y el presidente del club Héctor Gálvez planificó para el año siguiente mejorar el equipo para ser campeones. Partió cambiando el entrenador, y para eso contrató a Luis Alamos.  El Zorro Alamos puso como condición de su firma el regreso a Colo Colo de Francisco “Chamaco” Valdés. Chamaco había sido alejado del plantel albo por problemas precisamente con Gálvez. Colo Colo dueño de su pase, lo había cedido a préstamo los dos años anteriores, a Unión Española (’70), y al Antofagasta Portuario (’71).
Francisco Chamaco Valdés era un mediocampista ofensivo, normalmente se movía de tres cuartos de cancha en adelante. Sin embargo, cuando su equipo tomaba posiciones defensivas, retrocedía hasta cerca de su área, así, cuando su equipo recuperaba la pelota, el lanzaba certeros pelotazos en profundidad que eran aprovechados por sus delanteros. Era esta una de sus principales facetas, la certeza de su pegada con el pie derecho, que le permitía poner una pelota con precisión milimétrica a 40, 50 ó 60 metros de distancia. Cuando tomaba posiciones más adelantadas, era capaz de aprovechar su pegada de distancia, para buscando el arco, sorprender al arquero adelantado o ponerla en algún rincón. Dentro del área era rápido de mente para resolver situaciones instantáneamente. Su principal debilidad era la falta de entrega. Incapaz de esforzarse en la recuperación del balón, y cuando la marca personal era pegajosa o dura, no pedía pelotas, y pasaba prácticamente inadvertido en los partidos. En el argot actual podría motejarsele como un "Pecho frío", pero aún asi su aporte técnico era invaluable.
Aceptada la propuesta del Zorro, se unieron también otros jugadores que Alamos recomendó contratar. Así llegaron Páez, Rubilar y Osorio desde Lota Schwager, Véliz desde Unión Española, y Miguel Onzari, un arquero promisorio, traído desde Velez Sarfield de Argentina, en reemplazo del díscolo, pero a la vez genial, Manuel “Loco” Araya el que fue alejado del club, responsabilizándosele por muchos de los puntos perdidos en el campeonato anterior, a raíz de sus extravagantes jugadas.
Comenzado el campeonato surgieron tres equipos como los principales aspirantes al título; Colo Colo, Unión Española y Deportes Concepción. Unión con un equipo de estrellas, y dirigido por Nestor Isella nunca alcanza un rendimiento pleno. Contaba entre sus filas con dos arqueros de primer nivel; Juan Olivares y Leopoldo Vallejos, este último seleccionado nacional en aquel entonces. Los defensas Juan Machuca, Raúl Angulo y Antonio Arias, también seleccionados. Por lejos la defensa menos batida del campeonato es la de Unión. Sin embargo, de mitad de cancha hacia delante, el equipo no rinde pese a la abundancia de buenos jugadores; Jorge Toro, Rogelio Farías, Osvaldo González, Uruguay Graffigna, Alejandro Trujillo no logran concretar una buena delantera. Deportes Concepción es un equipo equilibrado en defensa y ataque donde destacan en defensa Rolando García y Javier Pinochet, en mediocampo Nelson Vázquez y en ataque Fabres .
En el país acorde a los crecentes nubarrones en el mundo político social, en los meses de octubre y noviembre se produce la huelga de los camioneros, se embargan cargamentos chilenos de cobre en Europa, y Allende nombra a un militar, Carlos Prats como Ministro del Interior con el objeto de darle más estabilidad al país.  Se transmiten muchos partidos de fútbol por televisión, y el auspicio es de “Bonos de la Reconstrucción” (que son una buena inversión), algo que ningún chileno alcanzó a entender de que se trataban.


Colo Colo Campeón ‘72

A nivel mundial el año 1972 es violento. Se inicia con la matanza del "domingo sangriento" en Belfast, Irlanda del Norte, (Sunday bloody Sunday – U2), en el que mueren 13 personas. En agosto, 11 deportistas israelitas son asesinados en la villa olímpica de Munich (RFA) por un comando palestino. Acá en Chile el gobierno de Allende enfrenta una crisis de desabastecimiento de bienes básicos, lo que provoca colas y protestas.
El fútbol sigue siendo una buena válvula de escape para el pueblo. En Colo Colo, Chamaco se afirma finalmente como el conductor del equipo, pero junto a el dispone de un importante colaborador en caso de que el equipo contrario disponga de marca personal sobre su persona. Es Guillermo Páez, quien también es capaz de liderar el equipo, cuando las circunstancias así lo exigen. El tercer mediocampista generalmente es Elson Beirut, quien juega su última campaña en el club, luego de una exitosa trayectoria. Alterna en esa posición con Sergio Mesen, quien es también alternativa como centrodelantero.
Mario Galindo, quien había sido promesa durante varias temporadas, finalmente es ubicado como marcador lateral derecho por el Zorro Alamos, así se le da libertad para que aprovechando su gran manejo de balón, se transforme en un atacante más por la derecha. Deja así en la banca a Aldo Valentini (padre del también jugador Gino Valentini quien defendió a la UC en la década 80), ex Santiago Wanderers, quien después de un desafortunado autogol, que le cuesta la primera derrota en el campeonato ante Deportes Concepción en el Estadio Nacional, pierde la titularidad, para no recuperarla más.  Leonel Herrera y Rafael González se afirman en el centro de la zaga complementándose a la perfección, Leonel es la fuerza, González la técnica, y marcando punta derecha aparece Manuel Rubilar, fiero en la marca, y que comparte la titularidad con Castañeda de varias temporadas en el club.  En ataque, durante el inicio del campeonato se destaca Carlos Caszely a quien la revista  “Estadio” nombra como el delantero que finalmente deja de ser promesa, y se transforma en un gran aporte para el equipo. Si embargo, con el correr del campeonato esta opinión cambiaría, es así, como alterna la titularidad de la punta derecha con Fernando Osorio, más dúctil y táctico que Caszely. En el centro del ataque el titular normalmente es Sergio Messen, y no Sergio Ahumada, quien normalmente es reserva. Ahumada habitualmente entraba en los segundos tiempos, destacándose por su capacidad para definir partidos marcando goles oportunos. La punta izquierda es de Véliz o bien de Osorio.
La de Colo Colo es la delantera más goleadora del torneo con un total de 90 goles en 34 partidos. Logra varias goleadas, destacándose la obtenida sobre Rangers de Talca por 8 a 0 con seis goles de Chamaco lo que fue récord durante varios años, y las goleadas por 6 a 1 sobre Everton y por 5 a 1 y 5 a 0 sobre Magallanes.

Colo Colo Campeón ‘72

El año 72 termina con el rescate de los rugbistas uruguayos sobrevivientes de un accidente aereo en la cordillera de los Andes, lo extraordinario fue que para lograrlo debieron recurrir a la antropofagia. Este hecho, aparentemente sin conexión con Colo Colo y la CLA se relacionaria de una forma muy humana con la historia ligada a la final del año 1973.

El arco merece un comentario aparte. Miguel Onzari, quien llega como una solución, y con el correr de las fechas desentona. Es un arquero ágil y de grandes reflejos, pero también inseguro, y le hacen goles tontos. La gota que rebasa el vaso es el partido de la segunda rueda contra Universidad de Chile. Estadio Nacional lleno, y la U gana por tres a cero. Onzari es culpable de dos goles, el primero un tiro libre de Socías desde más de treinta metros que se le va entre las piernas. El Zorro Alamos decide en ese partido que Onzari deberá ser reemplazado al término del campeonato, su sucesor, Adolfo Nef, quien ocupaba el arco contrario en ese mismo match.  Es así como Colo Colo es un equipo con muchas variantes especialmente desde el mediocampo hacia delante, la formación habitual era :  Onzari, Galindo, Herrera, González y Rubilar (Castañeda); Páez, Valdez y Beirut (Messen); Caszely (Osorio), Messen (Ahumada o Caszely) y Véliz (Osorio).
Colo Colo se mantiene en la punta durante prácticamente todo el campeonato, y abrocha el título frente a Huachipato. Unión Española es subcampeón a tres puntos del campeón.

Se inicia la Copa Libertadores Colo Colo 5 Unión Española 0

1º de Marzo de 1973 y se da inicio a la Copa Libertadores. Cada año dos equipos de cada país (campeón y subcampeón) participaban divididos en 5 grupos de 4 equipos cada uno. Este año los equipos chilenos (Colo Colo y Unión Española), compartían grupo con los equipos ecuatorianos Emelec (Guayaquil) y Nacional de Quito.
Colo Colo se había reforzado con la llegada de sólo dos jugadores. Para el arco llegaba Adolfo Nef desde la Universidad de Chile, y desde Lota Schwager llegaba Alfonso Lara, viejo conocido del Zorro Alamos, y que ya había jugado en el mediocampo con Guillermo Páez. Se habían ido Onzari, y Juan Koscina que no eran del gusto de Alamos.
Unión Española había hecho grandes contrataciones, contratando los mejores jugadores del torneo ’72; Fernando Carvallo (UC), Luis Pino y José “Coto” Acevedo (O’Higgins), David Henry (Everton), “Nino” Landa (Huachipato), Francisco Las Heras (U), y Alberto Villar (Rangers), se sumaron a una plantilla ya nutrida de estrellas. En la dirección técnica se va Néstor Isella, y llega Luis “Locutín” Santibáñez, con el objeto de sacarle rendimiento a ese cuadro plagado de estrellas, cosa que Isella no había logrado el año anterior. Luis Santibáñez se había dado a conocer en Unión San Felipe, donde con un equipo muy modesto, había logrado el campeonato del ascenso el año ’70, y el de primera división el ’71.
En ese momento el mundo político se preparaba para la renovación de casi el 90 % del Congreso Nacional, lo que permitiría, en caso de triunfo aplastante del CODE (Partidos Nacional y Democracia Cristiana), forzar la salida de Allende de La Moneda a través de una acusación constitucional. El país, ya dividido por la contingencia política, se unía para presenciar este choque de colosos, en un Estadio Nacional que se llenaba con más de 69 mil personas.

Unión estrenó nueva indumentaria. Durante 1972 había usado camiseta de un rojo suave casi salmón, y pantalón blanco, cambiaba ahora una camiseta rojo sangre, y pantalón azul marino con medias negras al unísono a la indumentaria de la real selección española de futbol.
En el campo desde un comienzo se notó la presencia de un equipo cohesionado y compacto (Colo Colo), y un proyecto de equipo (Unión Española). Los goles de Colo Colo llegaron pronto. Sobre el final del primer tiempo Colo Colo ganaba ya dos por cero, gracias a goles de Caszely y Valdés. El segundo tiempo, Colo Colo pisó el acelerador, y pasó por encima a Unión, concretando así una goleada de 5 por 0.  Destacó el cuarto gol de Colo Colo, obra de Caszely, y que fue el primer gol que todo el estadio coreó “Se pasó, se pasó”. De acuerdo a Caszely ese es el mejor gol de su carrera, y una foto de el acompaña este relato. La jugada fue más o menos así, Beirut habilitó a Caszely en un contragolpe sobre la mitad de cancha, Caszely la hechó a correr dejando en el camino a Avendaño y Arias, entró al área eludiendo a Juan Olivares, y con el arco vacío la empujo adentro.  Terminaba sí el primer duelo entre Unión y Colo Colo ese año ’73 (nunca más ese año Colo Colo podría ganar a la Unión). Ahora ambos debían viajar a Ecuador,

Los duelos en Ecuador con malos resultados

Colo Colo había derrotado a Unión Española por 5 a 0 en el debut de la Copa. Ahora debía viajar a Ecuador para enfrentar a El Nacional y Emelec.  Ambos duelos plantean desafíos diferentes. El partido contra El Nacional seriá en Quito a casi 3.000 metros de altura, y programado al mediodía, hora en la que la altura sumada al calor hace muy difícil el juego. Emelec esperariá a Colo Colo en Guayaquil, ambiente tropical, mucho calor (bordeando los 40 grados) y alta humedad, pero ahí el verdadero peligro será un cuadro "Electrico" de buen fútbol y mucha experiencia, destacan en ese equipo el centrodelantero Félix Lazo, quien había jugado en la U en la década del sesenta, el mediocampista Juan María Piris, quien había jugado en el mismo Colo Colo en la década 60, y el experimentado arquero uruguayo Eduardo García.  Colo Colo juega un muy buen partido en Quito, y logra rescatar un empate a 1 gol. Caszely marca su tercer gol en la Copa. La gran figura de El Nacional, que era el equipo que representaba al ejército de Ecuador, era su centrodelantero, un joven moreno de alrededor de 20 años, Italo Estupiñán. La información de la revista "Estadio" consignaba que era rápido, fuerte, y le pegaba al arco con las dos piernas. Dentro del área era temible. En esos primeros partidos marcó un gol en cada partido que jugó.  Unos días después Colo Colo juega en Guayaquil contra Emelec, el partido es muy favorable al equipo chileno, las ocasiones de marcar un gol sobran, pero como ocurre generalmente, cuando se desperdician muchos goles, finalmente se termina lamentándolos. En el segundo tiempo Félix Lazo abre la cuenta para Emelec, y Colo Colo que no puede marcar pierde por 1 a 0. Primera derrota, y regreso a Santiago con solo un punto de cuatro en disputa.   Unión la hace peor, pierde sus dos partidos por 1 a 0, regresa sin ningún punto, y después de tres partidos su delantera no ha sido capaz de marcar un solo gol. Sin embargo a juzgar por las criticas norteñas su fútbol gusta en Ecuador, lo que dice que su línea futbolística comienza a mejorar.
En esos mismos momentos en Chile se producía la renuncia de Rudy Gutendford, un director técnico alemán, que había llegado a Chile el año anterior, con la misión de clasificar a la selección nacional a Alemania ‘74. La gestión del alemán no había sido tan mala, el año ’72 formó un buen cuadro, que había cumplido un papel digno en un campeonato mundial de fútbol extraordinario, organizado en Brasil (Copa Independencia), para celebrar su centenario de la independencia. Sin embargo, el alemán a sólo dos meses de iniciar la eliminatoria contra Perú, aún no tenía definido el equipo titular, y fiel al estilo de disciplina germánico había tenido la osadía de dejar en la banca a Caszely, el mejor jugador chileno del momento, porque no entrenaba como el quería. En definitiva Luis Alamos asumió, y vistió a Colo Colo de rojo más un par de incrustaciones.
Revanchas en Santiago, y clasificación a semifinales.
Colo Colo y Unión, vuelven a Santiago, después de sus desafortunadas giras por Ecuador, habiendo rescatado 1 punto sobre 8, y marcando sólo 1 gol entre ambos. En suma desastroso.   Juegan su partido de revancha, y terminan 0 a 0. Unión había aprendido la lección y ahora no se deja ganar. Igual así, queda prematuramente eliminada, y aún después de 4 partidos, no marca un solo gol. Los hinchas piden la vuelta del antes resistido Isella. Colo Colo deberá ganar sus dos partidos de revancha contra los equipos ecuatorianos que le restan por jugar en Santiago.
El primer equipo ecuatoriano que enfrenta Colo Colo es El Nacional de Quito, el 25 de marzo Colo Colo muestra nuevamente todo su poderío y lo derrota por 5 a 1 en un Estadio Nacional repleto de más de 65 mil fanáticos. El partido es transmitido en “vivo y en directo” (nace la ya clásica frase), por Televisión Nacional de Chile con el alto auspicio de “Bonos de la Reconstrucción”, que dice el slogan, son una buena inversión, (sabra alguien qué eran esos famosos bonos). Caszely marca 2 goles, completando así 5 en esta Copa Libertadores. Su segundo gol personal, y quinto de la serie, es el más destacado, y es el segundo gol que mereció la aclamación de “Se pasó, se pasó” por el respetable. Sin embargo, no es un gran gol, pase profundo al área de parte de Valdés, entrada destapada de Caszely, elude al arquero y entra con pelota dominada al arco. Colo Colo completa así 6 puntos y deberá vencer a Emelec que suma 7, en el último partido de la serie que se jugará 3 días más tarde.
Finalmente se ven las caras Colo Colo y Emelec en el Estadio Nacional, con una asistencia de más de 73 mil espectadores, pese a la televisación del partido a todo el país. Ese día Caszely pasará a la historia al convertir el ya mítico gol a García en el arco sur. Sin embargo no todo fue tan fácil para Colo Colo ese día. Emelec que había llegado antes a Santiago, había logrado rescatar un punto en su duelo con Unión Española, con una actuación soberbia del mismo Eduardo García, quien le para un penal a Francisco Las Heras.  Contra Colo Colo, Emelec abre la cuenta sobre la mitad del primer tiempo, y se mantiene en ventaja hasta el último minuto de esa etapa. Ese resultado dejaba fuera de la Copa a Colo Colo. Sólo en el segundo tiempo el cuadro albo muestra toda su potencia, el equipo ecuatoriano al parecer extenuado, no logra mantener el ritmo, y cae superada por 5 a 1. El último gol de Colo Colo sobre los 43 minutos de ese gran segundo tiempo es el famoso gol. Arrancando sobre mitad de cancha y en contragolpe, Caszely le hace un túnel a un defensa, la pelota alcanza a rozar en las piernas de este, y sale despedida hacia delante muy rápida, ayudada por el rocío sobre el pasto húmedo, fuera del control del delantero. El arquero García sale a despejarla fuera de su área, pero el pique de Caszely es más rápido, y llega primero por una fracción de segundo, con la punta de su pie derecho Caszely hace pasar la pelota entre las piernas del buen arquero uruguayo. Este al verse tan ridículamente superado, da media vuelta y emprende el regreso hacia su arco vacío. Un defensa (José María Piris), quien regresaba a toda velocidad hacia el arco cerrando, es superado por el quiebre de cintura de Caszely quien enganchando hacia la izquierda, manda al defensa fruto de su propio impulso, directamente hacia la bandera del córner. El arquero García ya más cerca del delantero le tira un violento puntapié de izquierda por detrás tratando de detenerlo de algún modo, pero le yerra (si le pega lo quiebra de seguro). Caszely entra al arco libre y con pelota dominada, se zambulle dentro de las redes y abraza la bola, ofrendándole su hermoso gol a esta.
Colo Colo pasaba a semifinales, y debería enfrentar un difícil grupo semifinal que integraban también Botafogo de Brasil, y Cerro Porteño de Asunción Paraguay.
SALVADOR SALVADOR 14/12/2009 a las 19:52
Ojo, 2009 eliminado en fase de grupos amigo, gol de keirrison cerca a los 90. Saludos.
alejo alejo 26/01/2012 a las 08:27
Jajajaja, las zorras mas lo que hablan de su libertafome y no ganaron ni un partido de visita. Aprendan hijos, el Bulla es el único campeón internacional invicto de Chile.
Pablo Pablo 04/02/2014 a las 14:19

Deja tu comentario Colo Colo en la Copa Libertadores

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre