Avisar de contenido inadecuado

Copa Libertadores de América 1961

{
}
“Serás eterno como el tiempo y florecerás en cada primavera”, dicen las estrofas vibrantes del himno de Peñarol. Respondiendo a esa consigna que llegaba del pasado, el campeón uruguayo floreció en el invierno de 1961 con la obtención de su segunda Copa Libertadores. El número de participantes aumentó a 9, y el vencedor necesito jugar 6 partidos, ganando 4 y pediendo 1. El torneo llegó así a dos semifinales apasionantes. Palmeiras de Brasil donde todavía brillaba la estrella del gran Julinho Botelgo, contra Independiente Santa Fe de Colombia y Peñarol contra Olimpia de Paraguay. Pasaron a las finales uruguayos y brasileños. Peñarol venció en Montevideo con el infaltable gol de Alberto Spencer, empataron en San Pablo y la Copa fue otra vez aurinegra.

Participantes

Barcelona (Ecuador)
Colo Colo (Chile)
Independiente (Argentina)
Independiente Santa Fe (Colombia)
Jorge Wilstermann (Bolivia)
Olimpia (Paraguay)
Palmeiras (Brasil)
Peñarol (Uruguay)
Universitario (Perú)

Resultados

Primera Fase
02/04/61: Independiente Santa Fe 3 (Panzutto 2 y Perazzo), Barcelona 0
09/04/61: Barcelona 2 (Romero 2), Independiente Santa Fe 2 (A. Perazzo y Panzutto)
Clasificado: Independiente Santa Fe

Cuartos de Final
Grupo I
09/04/61: Colo Colo 2 (Hormazábal y Toro), Olimpia 5 (P. Cabral 2, Ferreira 2 y A. González)
16/04/61: Olimpia 1 (A. González), Colo Colo 2 (Hormazábal y Alvarez)
Clasificado: Olimpia

Grupo II
19/04/61: Peñarol 5 (Alberto Spencer 2, Joya 2 y Sasía), Universitario 0
14/05/61: Universitario 2 (Uribe 2), Peñarol 0
Clasificado: Peñarol

Grupo III
04/05/61: Independiente 0, Palmeiras 2 (Gildo y Zequinha)
11/05/61: Palmeiras 1 (Geraldo II), Independiente 0
Clasificado: Palmeiras

Grupo IV
30/04/61: Jorge Wilstermann 3 (Alcócer 2 y López), Independiente Santa Fe 2 (Perazzo y Bustamante)
07/05/61: Independiente Santa Fe 1 (Claure e/c), Jorge Wilstermann 0
Clasificado: Independiente Santa Fe (por sorteo)

Semifinales A
21/05/61: Independiente Santa Fe 2 (A. Perazzo y Castro), Palmeiras 2 (Gildo y Chinezinho)
27/05/61: Palmeiras 4 (Julinho 2, Chinezinho y Gildo), Independiente Santa Fe 1 (Perazzo)
Clasificado: Palmeiras

Semifinales B
21/05/61: Peñarol 3 (Joya, Cano y Luis Cubilla), Olimpia 1 (A. González)
27/05/61: Olimpia 1 (C. Lezcano), Peñarol 2 (Sasía y Cubilla)
Clasificado: Peñarol

Finales
04/06/61: Peñarol 1(Spencer), Palmeiras 0
11/06/61: Palmeiras 1(Nardo), Peñarol 1 (Sasía)
Campeón: PEÑAROL de Montevideo (Uruguay)
{
}
{
}

Comentarios Copa Libertadores de América 1961

Estimado Sr. J. Carluccio:

Según he observado en algunas publicaciones de estadística de la Copa Libertadores existió un enfrentamiento previo entre Barcelona de Guayaquil y Santa Fé de Bogotá y luego este equipo enfrentó al Jorge Wilstermann de Cochabamba, ¿Porqué no se recurrió a un triangular entre estos equipos?

Se menciona un sorteo para dirimir al clasificado para semifinales entre "los Cardenales" y "El Aviador" al haber igualado en puntos y goles y de ello salio favorecido los colombianos, ¿Cómo fué dicho sorteo? Según una publicación de la historia del futbol boliviano ocurrió en la misma Bogotá y se favoreció abiertamente a los locales ¿Cómo pudo ocurrir eso? y ¿Porque no mejor se jugó un tercer partido en sede neutral?.

Mientras espero su amable respuesta a las inquietudes estaré buscando más fuentes para otros detalles, muchas gracias por su atención.
Salvador Salvador 04/10/2007 a las 02:27
Esto encontré en la web http://www.geocities.com/wilstermannweb/

En esas lineas se esboza una seria denuncia cuyos detalles no estan claros, por desgracia el principal denunciante el presidente histórico del club boliviano don Jorge Rojas Tardío fallecio el año pasado.
La denuncia es la siguiente:

En 1960 Wlstermann consiguio su tercer título nacional consecutivo (logro que hasta hoy no ha sido alcanzado por ningun club nacional)
En 1961, volvio a ser representante copero y le toco jugar contra Santa Fe de Colombia, al que gano 3-2 en Cochabamba y perdio 1-0 en Bogota. lo que determino que se proceda al sorteo. "El sorteo fue un fraude y después de muchos años nos enteramos que la desición de la Confederación Sudamericana de Futbol, que en esa época tenia su sede precisamente en Bogota, era eliminar a Wilstermann y clasificar a Santa Fe a las semifinales", cuenta el presidente "Aviador" de esa época Jorge Rojas Tardío.
"Parece una anécdota pero los dos papelitos que estaban en el sombrero el día del sorteo tenían el nombre de Wilstermann y como el primero que salia quedaba eliminado , Wilstermann quedo fuera de la competencia . El árbitro de ese partido nos confeso que había sido obligado a proceder de esa forma ". Recuerda Jorge Rojas Tardío. 

¿Algún historiador del futbol boliviano podrá darnos más luces al respecto?
SALVADOR 27/11/2008 a las 04:19
De la historia de Peñarol publicada por la revista "El Gráfico" (con algunos aportes) paso a compartir con los amigos del continente una pequeña reseña de la campaña de Peñarol en su segunda conquista copera:

El fútbol espectáculo
Para la temporada de 1961, los dirigentes de Peñarol dieron rienda suelta a lo que se llamó "fútbol espectáculo". A despecho de su fracaso anterior ante Real Madrid, el optimismo de Güelfi y Cataldi era manifiesto: "Vamos a ser campeones de América y ahora si a ganar la copa con los europeos. Peñarol será campeón del mundo".  Con aquel lema, el 21 de enero fueron reelectos en sus cargos. Y después, como síntoma de buen manejo económico, llegaron las contrataciones: el temperamental José Sacía, de Boca, y el peruano Juan Joya, de River, jugador de gran rapidez, visión de gol y gran fortaleza que calzaba de maravillas para hacer dupla con Spencer. A ellos, les siguió Juan Vicente Lezcano, zaguero de Olimpia (que los había impresionado en los enfrentamientos de la anterior final de la CLA) y la selección paraguaya. En el orden nacional, se contrató a Edgardo González (Liverpool) y Rótulo (Central), como marcadores de punta, ambos de gran campaña en sus clubes de origen.
Por sorteo la nueva versión de la Copa Libertadores había traído un nuevo rival: Universitario de Lima. El 19 de abril, Peñarol aprovechando el demasiado respeto del rival, goleó 5 a 0 al bisoño equipo peruano y prácticamente se aseguró el pasaje a la siguiente ronda por la abrumadora diferencia de goles, lo que se confirmo cuatro semanas después pese a perder 2 a 0 en el estadio nacional de Lima. Este partido consigno históricamente la primera derrota "carbonera" en la CLA y se jugo con poco público y en un clima de tristeza pues la semana anterior la selección peruana había sido eliminada de participar en la Copa del Mundo Chile 1962. Esa tarde Peñarol no obstante alinear a casi todos sus titulares decepcionó a la afición peruana ofreciendo una pobre actuación. Al respecto las declaraciones de los jugadores peruanos y su técnico "Titina" Castillo, eran que de haber sido mas "atrevidos" Peñarol pudo haber recibido una paliza histórica, pues tarde comprendieron y explotaron las debilidades defensivas del campeón uruguayo. Aunque no se crea años más tarde el entrenador "Manya" Scarone confeso que ese enfrentamiento contra la "U" limeña, "le abrió los ojos" para mejorar el sistema defensivo de Peñarol a la hora de enfrentar rivales más peligrosos.
En la semifinal, ya le tocaba en turno de espera a Olimpia de Paraguay, rival que aunque mermado respecto al año anterior, deseaba cobrarse la revancha de la final perdida ante los "Mirasoles" el año anterior. En un clima externo de creciente animosidad, rayana en el chauvinismo se jugó el primer partido (21 de mayo), fue en el Centenario abarrotado y ganó Peñarol 3 a 1 imponiendo su futbol y su fuerza. Tambien el clima en la cancha fue áspero. Y los paraguayos, muy temperamentales, vehementes y descontrolados, terminaron furiosos con el árbitro, el argentino Carlos Nal Foino. La prensa paraguaya fustigó acremente la actuación del juez y la actuación de Sacía, condenada por sus extremas brusquedades. Así, crearon un clima de gran revancha, con un fanatismo imponente en Asunción.
La batalla de las naranjas
En Asunción había un clima irrespirable, de "vendetta". Sacía fue el principal objetivo de los naranjazos que partieron continuamente desde los cuatro costados, se cuenta que hasta se disparaban con hondas desde las tribunas hasta el campo de futbol. Sin embargo, el "Pepe" conocido por su gran firmeza de carácter, se convirtió en el eje conductor de su equipo, algunas de las frutas que le llegaban e impactaban eran por él recogidas y a medio chupar las devolvia a las tribunas (en acto de provocación que pudo haber decantado en fatales consecuencias), aquel día Sacía estaba "agrandado" incluso tuvo el ánimo de marcar un gol de penal para que su equipo termine ganando por 2 a 1. Por eso no debe sorprender que al final del partido la salida peñarolense tuvo que prolongarse por varios minutos, ante la impresionante lluvia de proyectiles que caía de las tribunas. La nube de naranjazos (fruta de gran producción por aquella temporada en Paraguay) venia acompañada de otros objetos, uno de ellos (una botella) dió en la cabeza de Gastón Güelfi, presidente de Peñarol, que debió salir del campo con una gran venda en la frente y perdiendo abundante sangre. Peñarol estaba otra vez en la final de América.
La Final signada por el llamado "gol fantasma"
En la gran final, el rival era el afamado Palmeiras de Brasil, que contaba con varios campeones mundiales. El primer partido, fruto de una buena previsión de los dirigentes uruguayos fieles a la "media inglesa" (ganar aqui y no perder allá) fue en Montevideo (el 4 de junio), y aquel día los brasileños , entre otros, alinearon a Djalma Santos, Chinezinho y Julinho. La visita mantuvo el cero hasta el último minuto del partido. Pero una corajeada de Cubilla -peleó una pelota imposible- que mal rechazada por Djalma Santos  fue justita a la entrada de Spencer cuya infalibilidad hizo que los dos primeros puntos de una victoria clave, se quedaran en casa.
Una semana más tarde, el campeón del Brasil y su afición aguardaban impacientes la revancha en el estadio Pacaembú. Desde Montevideo, Peñarol partió en un clima de confianza y tranquilidad inusitadas (se hablaba de un segundo "Maracanazo" pero esta vez en el "Pacaembu" de Sao Paulo). El 11 de junio, en vibrante partido, ante estadio lleno, el mirasol retuvo su título.
El "Equipo espectáculo" de aquel día lo integraron: Maidana; Martínez, Cano; Goncalves, Matosas, Aguerre; Cubilla, Ledesma, Spencer, Sacía y Joya. Las previsiones brasileñas se esfumaron inesperadamente pronto, a los 4 minutos luego de una gran corrida, un remate de Sacía entró junto al travesaño y perforó la red en la parte superior. El juez (el argentino Praddaude) no dudó en conceder el gol, ante las  vehementes protestas del público, los jugadores locales y hasta de los voceros radiales que lo calificaron de "gol fantasma". A partir del gol, los uruguayos se refugiaron muy bien en su campo , mandando a Ledesma a trabajar atrás, en decidida colaboración con su defensa y escalonaron hombres  desde la zona de generación verdiblanca.  Luego de gran presión recién en el segundo tiempo Palmeiras llegó al empate, obra de Nardo trás una lúcida combinación con Julinho. Pero no les alcanzó. Peñarol reteniendo bola y asegurando los pases y finalmente reventandola a las tribunas sostuvo el resultado ante la desesperación "verdolaga" , consagrándose una vez más en medio de un clima violento, como el que imperaba aquella tarde en el Pacaembú.
De inmediato, sus inquietos dirigentes iniciaron los contactos con el nuevo campeón europeo. Era un club casi desconocido para la afición sudamericana: Benfica de Lisboa, que destronó al Real Madrid después de cinco años de supremacía en el Viejo Mundo.
Esta vez Peñarol no dejaría escapar la oportunidad de ser campeón mundial inter-clubes, pero esa es otra historia...
SALVADOR 11/01/2009 a las 22:40
Esta nota debió haberse posteado en este foro.
JOSE F. SASIA  
 “Guerrero” de mil batallas”.
Estimados amigos del continente; a lo largo de la historia de la CLA existen muchos personajes olvidados, Héroes de muchas batallas futbolísticas que enriquecen la CLA y que le dan su sello distintivo a nuestro contuinente, uno de ellos el hoy desaparecido José "El Pepe" Sasía, más conocido por sus arrebatos matonezcos, y por tanto al que no se le ha brindado la justicia de su comportamiento futbolístico, más aún en el plano de su temple de espiritú y apego a sus colores tan escaso en el futbol globalizado de hoy en día.
De un magnifico reportaje de Julio Decaux que paso a compartir, podremos apreciar y valorar equilibradamente ciertos detalles de la vida, personalidad, obra futbolística y pensamiento del "Pepe". Atención a su vivencia de "la batalla de las naranjas" toda una oda al coraje de este guapo uruguayo

EL “PEPE” Y SUS SEIS EQUIPOS
Un para de días después de la Navidad de 1933, Delfín Sasía, comerciante y peluquero, y María Lugo festejaban el nacimiento de José Francisco, sexto de los nueve hijos que tuvieron. El acontecimiento sucedía en plena ciudad de Treinta y Tres. De chico, José Francisco – el Pepe – mostró su amor por el fútbol. Su vocación por la de trapo. Entre él y su abuela, fabricaban pelotas de trapo de aquellas que picaban. En 1940 , todos los Sasía – Lugo se vinieron a la capital. Se instalaron en el Barrio Aires Puros, donde Delfín Sasía atendía una peluquería. “En la puerta de mi casa había dos árboles, que servían como arco. Ahí , nos pasábamos las horas, tirando centros y cabeceándo. Si no , jugábamos ”a recha” en tres paños, o a marear en dos paños. Ahí aprendías la famosa “pared” contra el cordón. Es una lástima que los botijas actuales no hagan eso”.
Recién en Montevideo comenzó sus estudios escolares. Desde primero a tercero fue a la escuela de Burgues y desde cuarto a sexto a la escuela Alemania. Fue solo unos días al liceo. Decididamente no le gustaba.
“Estudié música, y mi maestro fue Donato Raciatti. Me gustaba el fuelle como loco, pero tampoco llegué a nada con eso. Apenas aprendí solfeo. ¿Sabes lo que pasaba? Que casi al lado de lo de Donato había un campito. Entonces yo nunca, o casi nunca llegaba a la casa de él. ¡Pobres viejos! Las veces que me hice la “rata” a las clases de música…”.
¿Cómo fue tu niñez?
“Linda, estupenda. Tengo que estar muy agradecido a mis padres. Con enorme sacrificio, nos hicieron estudiar a nueve. Además por suerte, nunca faltó nada en mi casa”.
13 AÑOS: A DEFENSOR
“Jugué en equipos de barrio , que generalmente se formaban en la peluquería “Chiquito” , la del viejo. Integré el Aires Puros, el Olimpia y actué algunos partidos en el Ipiriranga”.
¿Líos?
“Montones. Mi madre trabajaba en la Caja de Jubilaciones , y por intermedio de ella llegué a Defensor. Don Pedro Gil y Enrique Duhagón fueron quienes me llevaron. Tenía trece años, y sólo después de los quince se podía jugar en Cuarta. De todas maneras, iba siempre. Juan Emilio Píriz fue quien me guío en mis primeros pasos. A los quince debuté en Cuarta y en 1949 salimos campeones invictos”.
¿Cuándo fuiste a Primera?
“A los 16, debuté contra Rampla. No me olvido más. Tenía un miedo tremendo. ¿sabes cual erala defensa de Rampla : Perico Rodríguez, William y Brazzionis, Sabatel, Durán y Luján. Y todavía era en la cancha de ellos. Me acuerdo que fui como siempre a jugar a la Cuarta, contra Central, en el “Palermo”. Hicieron el cuadro y no me pusieron. Te podes imaginar la bronca que me agarré. Los dirigentes del Primero no se despegaban de al lado mío por miedo a que me fuera. Yo tenía una furia infernal hasta que me dijeron, lo que pasa es que esta tarde jugás en el primero…”
Después estuve dos años sin jugar, por una serie de accidentes.”En el 54 volví a Defensor, en el que estuve hasta el59. Tengo grandes recuerdos de esa época”
EN BOCA Y PEÑAROL
Después fui a Boca. Los primeros tres meses me fue bárbaro incluso me regalaron una plaqueta , por haber sido el goleador del mes. Pero ,la verdades que no supe aprovechar el momento. Hice algunas locuras, como la de venírmela corso de Aires Puros. En diciembre de ese mismo año, Cataldi, Zeni y Parrabere me fueron a buscar para Peñarol. Allí,una de las épocas más destacadasde mi carrera. Obtuvimos nada menos que el primer título intercontinental para el Uruguay y para América. De los partidos que más me quedaron grabados en mi pasaje por Peñarol, fueron con el Palmeiras en San Pablo y con el Santos en Buenos Aires. En los dos , hice un gol definitorio. Me acuerdo que una revista argentina ponía la foto mía y la de Pelé, los dos de espaldas y titulaba :”Fuimos a ver a un 10 y vimos al otro”
“Mi ultimo partido en Peñarol fue contra Independiente en Santiago, donde perdimos cuatro a uno. No entré de titular, porque estando yo suspendido , Reznik había sido un fenómeno. De ahí, fui a Rosario Central , donde económicamente me fue muy bien, pero se venía el Mundial y yo quería estar de cualquier manera. Ya había estado en el 62, pero nos había ido mal , y yo quería revancha. Era el único título que me faltaba- y me falta- campeón mundial de selecciones.
A LOS TRICOLORES
Volví a Defensor, donde estuve hasta el 68. En ese año, del Dr. Pons Etcheverry me llevó a Nacional, donde pienso que no defraudé. De allí salí con el pase en blanco, y arreglé con Racing, equipo al que defendí durante 1969. Terminé mi carrera de jugadores el 70, con la violeta de los “tuertos” sobre el pecho”
NO PREGUNTO CUANTOS ERAN …
Le puso el pecho y la nariz al viento. Al temporal. A la turbonada. Aguantó a pie firme el chaparrón que viniera. Más que bravura, tal vez “locura”. Más que guapeza, acaso “anormalidad”. No le importó el lugar, ni la hora, ni el ambiente, ni el clima, ni el que dirán, ni cuantos eran.
Fue siempre fuerte al choque personal. Con la cabeza alta, o los tapones altos. Jugándose todo. Las piernas en cada trancada. La vida en cada “piñata”. Desde muy joven – debutó en Primera a los 16 años-asombró por su fiereza, aunada a su particularisimo tipo de juego. Hábil, intuitivo, dribleador talentoso, y uno de los hombres que mejor cubría la pelota en el duelo personal. A veces, utilizó un “zoñapi” de garrón, en uno de esos líos que hay que pegar y salir. Que no hay que dejare blanco fijo. De esos líos que te pueden dejar un diente torcido, o una bronca infernal, por la impotencia de no alcanzar al “enemigo”. De que la pelea no siga. De que surja algún “estupido” con el afán de separar. Vos no me conocías, Pepe. Pero yo te vi en el viejo Parque Rodó, correr a un jugador contrario. Francamente, me impresioné cuando en el trayecto que va de la cancha al vestuario, pasó el rival y a unos cinco metros, pasaste vos. Quisiste cortar camino, saltando por la verja y allí trataron de calmarte. El jugador rival terminó en “El Látigo”, junto a los autitos chocadores y un enjambre de niños. Le faltó únicamente sacar boleto para dar una vuelta. ¿Cuántas veces pensaste en cosas como éstas? ¿Cuántas veces pasó por tu mente aquello de que los giles se tienen que borrar. No por este caso, sino por la pila que viviste. Porque hay rebeldes sin causa, a los que no entiendo, a los que no puedo entender. Y hay algunos con causa, a los que, aunque me cueste, a veces justifico. No voy a hablar ahora de tu rebeldía. No sé cómo fue tu niñez aunque en esta misma nota vamos a hablar de ella. Lo que sé, lo que conozco, lo que vi, lo que viví ,lo que averigüe ,lo que contaste, es que vos fuiste un hombre, Pepe. Entendeme bien, un hombre de esos con letras grandes. ¿Sabes  lo que significa para tus hijos, Daniel (21) y Marta (17), saber que al “viejo” lo respetó todo el mundo?
Si, ahora andá frente al espejo mírate con una de esas sonrisas que pocas veces publicitaste, y decite para vos y lo tuyos- con ese mechón blanco que te cubre media frente - : “Si , tiene razón, realmente fui un personaje”.
Yo se que no lo dijiste. Se también que serías incapaz de decirlo.
¿Por qué esa rebeldía ,Pepe)
“¿Qué rebeldía?”
La tuya, la de pegar, la de estar siempre en líos. Por qué te reís cuando te pregunto lo de las piñas, y Laventure, mi compañero fotógrafo, no puede enfocar, por su propia carcajada. Está, está macanudo, fueron tantos que te olvidaste. Pero, ¿por qué eras un rebelde?
“Yo no era un rebelde”
Pero vos te peleabas vuelta a vuelta.
“Yo me rebelaba y peleaba siempre contra la injusticia, contra la infamia”
Vos peleabas contra cualquiera.
“Claro, pero por un motivo”
Lo mismo le pegabas a una pared.
“Si la pared había cometido una injusticia”
Escúchame Pepe, ¿vos no habrás tenido algún problema de chico?
“No , Julio, no. Mi niñez fue divina. Yo a mis viejos los adoraba, a mis viejos les debo todo. Nunca nos faltó nada.¡Y mirá que había que criar nueve hijos! Con mi abuela hacíamos las pelotas de trapo. De aquellas que picaban, ¿Te acordás?
¿Cómo se llenaba la olla para el matrimonio Sasía y sus nueve hijos allá en Treinta y Tres?
“Yo no sé las “piruetas” que hacía la vieja. No sé, porque yo era un chiquilín. Lo que sé es que nunca nos faltó el “morfe”. Y que mis viejos me dieron estudio a mí y a mis ocho hermanos”
Pará , Pepe, pará, porque estoy medio aturdido. Además,no te digo nada,melo guardo para mí solo, pero ¡qué cosa linda ese eterno agradecimiento a los viejos! Ahora si, ahora voya seguir con la capa roja, para que te vengas encima. Muchas veces fuiste un irresponsable.
“Sí”
Y ahora pregonás disciplina.
“Pará. Porque, la vida enseña. Porque me di cuenta de mis errores, y así como no quiero que los cometan mis hijos, tampoco quiero que los cometan mis jugadores”
Ahora me venís a hablar de disciplina, de conducta, cuando a los dos meses que te contratara Boca Juniors – el de Armando – te viniste a un corso de Aires Puros. Porque el Carnaval te tiraba, te atrapaba.
Andá, Pepe, andá …
“Y estuve mal, que querés que te diga. Por eso trato de inculcárselo a mis muchachos. Por una cosa de esas, puede quedar trunca una carrera”.
¡No haber sido yo el presidente de Boca!
“¿Qué hubieras hecho?
Te hubiera echado…
“Mirá, creo que tuve una suerte tremenda en el Fútbol. Que en determinado momento, seguí jugando, sólo por casualidad. Porque fueron varias las “macanas” que hice”
¿Te cuento el OUT,o me para en los 8” de protección?
“Hacé lo que quieras”.
Te voy a dejar respirar, Pepe.
“Escuchame, yo fui irresponsable, fui inconsciente, pero hubo muchas veces que fui muy responsable y muy consciente. Yo fui a jugar a Puerto Sajonia porque me impuse . Porque…”
Pará…
“No, dejame hablar. Porque no me querían dejar ir, cuidando mi “existencia” . Y me opuse”
Querías morir con las ropas del guerrero…
“Quería jugar, a pesar de todo lo que se había dicho. No podía quedarme en mi casa cuando la” batalla” estaba a mil kilómetros.
Pero escuchá…
“No. Ahora hablo yo. Todo el mundo se acuerda de la final con el Real, pero son pocos los que valoran lo del Benfica”.
En la que…
“Sí, hice los dos goles, y metimos al Uruguay ahí arriba, otra vez en la cúspide del mundo”
Pero Pepe…
“Pepe, nada. Había que ganar y ganamos”
Te entiendo, te entiendo.
Si. Seguro, te entiendo, te entiendo. Pero en Núñez, después del descomunal lío con los brasileños en el que participamos todos, el único separado del plantel fue Sasía. Y la prensa dio su manito para eso. Nunca me olvidaré de varios de tus colegas que se escondían cuando me veían venir”
Tenía la pelea dominada. Absolutamente dominada. Pero en un descuido se me vino arriba. Me metió ganchos, jabs, upercuts, me dio algún cabezazo que otro, y antes de esperar el fallo, con la poca lucidez que me quedaba, sólo atiné a pensar: ¡Qué justo es que tenga su lugar en la galería de los grandes!
Y ahora sí, medio aturdido por la andanada final, ya en las duchas, alcancé a preguntarme:¿Yo le dije irresponsable? ¿Yo le dije inconsciente? Y una última interrogante, ¿quién soy yo para hablar en contra del Pepe Sasía?
PUERTO SAJONIA, PELIGRO
PEPE, me voy a ubicar como el más fanático hincha de Olimpia en la popular de Puerto Sajonia. Voy a tratar de vivir ese momento. Y no voy a encontrar otra salida que tirarte un naranjazo. O un botellazo, si puedo. Porque estás lejos. ¿Sabés? Y la única manera de “cazarte” es con un proyectil. Tengo que demostrar que yo soy hincha de mi club. O por lo menos tengo el deber de auto convencerme que desde allá arriba lo di todo por defender a mi equipo.
Pero ¿qué hago? ¿Qué hago? Me está matando la impotencia. Explicarme rápido qué hago  ,porque la Copa se nos va y vos y el ”Negro” Cubilla son los grandes responsables. Decímelo ahora, Pepe, porque me queda una naranja y no puedo errarte…
“A ese partido me llevaron con custodia. Sucedió que acá el choque había sido bastante violento, y yo había hecho expulsar a Echagüe. En Asunción había una bronca tremenda. Decían – entre otras cosas- que me iban a matar y los diarios daban una manija impresionante. A tanto llegó el asunto, que dos días antes del viaje,los dirigentes de Peñarol me llamaron para comunicarme que no me llevaban, tratando de evitar cualquier inconveniente”.
¿Cómo reaccionaste?
¿Cómo querés que reaccionara?
Les dije lisa y llanamente, si no me llevan, no juego nunca más en Peñarol. Y ponele la firma que mi palabra era y es sagrada. Creo que viajé medio de "prepo”
¿Qué pasó allá?
“Me cuidaban como a un Presidente de la República. Para llegar a mi había que pasar varios “filtros” . ¡Y qué “filtros”! Acá , mi agradecimiento, mi reconocimiento para toda aquella muchachada que nos seguía a todos lados, como el "Pocho" González, el "Turco" Kalik , el "Tito" Blanco , etc”
“No . Del Hotel a la práctica o al partido. Nada más”.
“Duro, durísimo. Finalmente, logramos imponernos. Lo bravo vino al final. No nos podíamos arrimar al túnel, porque era una lluvia de proyectiles. Estuvimos como dos horas en el círculo central, donde los naranjazos y las pedradas, llegaban muertas. Lo bravo fue en el vestuario, ya de noche, cuando trataron de forzar la puerta. Ahí si, si llegan a entrar, creo que esta nota no se hacía…”


“NO VOY A ANDAR COMO LOS CUERVOS”
COMO director técnico comencé en el 71, dirigiendo a Rampla Jrs. Luego pasé a Racing en el 72 y después fui a Venezuela, donde estuve tres años- con mucho éxito-en el Deportivo Galicia. De allí vine a Cerro – en el 76 – y a mediados de ese mismo año me fui al Aucas de Ecuador, en el que apenas estuve unos meses. Del Aucas vine para Liverpool.
¿Fracasaste en Liverpool?
“No, pienso que no. Lo agarré en la cola, sabiendo que estaba en la cola .Salimos terceros en la Liga Mayor del 76 y cuartos en el 77, lo que prácticamente te asegura un lugar en la Liguilla.
¿Por qué te fuiste, entonces?
“Quiero que aclares bien que me fui por motivos particulares, personales, entre ellos un problema de salud. Esto no es verso. Acá tenés las recetas. Acá tenés los análisis que me tengo que hacer, la fecha para el electrocardiograma, todo. Y esto
¿Sabes a consecuencia de qué es? Del desgaste psíquico. De los nervios que viví”
Puedo asegurarte que hasta abril de este año yo trabajé comodísimo en Liverpool. Conté con la colaboración de todos, se hizo una excelente pretemporada. Es decir , todo fue normal hasta abril. De ahí en adelante, empezaron los problemas. Problemas que existen no sólo en Liverpool , sino en el fútbol todo del Uruguay. Tal vez , por esos mismos problemas, no se haya puesto la dedicación de principios de año, se haya ido deteriorando la convicción del fútbol que tratábamos de imponer.
¿Si otro equipo te ofrece la dirección técnica, agarrás?
“Si las condiciones se dan como yo pretendo, por supuesto que agarro. Pero eso sí, y esto ponelo, no te vayas a olvidar: no voy a andar como los cuervos…”
ANECDOTAS –RECUERDOS –PENSAMIENTOS
LA palabra amigo hay que usarla con mucha cautela. Hay poca sinceridad, mucha falsedad, un montón que se aprovechan cuando vos sos alguien. Te explotan el nombre ¿entendés?. Estoy seguro que cuando lean esto, a mas de uno le va a remorder la conciencia. Eso si, el fútbol no me dejó ningún enemigo.
PARA mis hijos, Daniel de 21 años, y Marta de 17, compré tres apartamentos y dos casas , que están a nombre de ellos. Yo tengo este apartamento-Guayaqui  y Chucarro – y un auto Fiat. Sería ingrato si me quejara de lo que me dio el fútbol.
PARA que tengas una idea de lo que era y significaba el “Loco” Ferreira, te voy a decir que cuando las cosas no le salían en la cancha, lloraba. Si , lloraba, mientras jugaba. Ahora, si bien hay muchachos que meten, es muy difícil encontrar gente con ese amor propio.
Es imprescindible haber jugado al fútbol para ser director Técnico. Tenés que tener vestuario. Tenés que haber tirado un chanfle para después  enseñar a tirarlo. Tenés que haber cabeceado miles de pelotas, para después enseñar a cabecear. Tenés que haber metido el cuerpo cubriendo una pelota, para después explicarlo.
CON el Santos nos encontrábamos en todos los hoteles. Éramos bastante amigos, pero de todos modos, el día antes que jugaran ellos, nosotros nos pasábamos la noche con discos de murga, a todo volumen. En cambio en la víspera de los partidos nuestros no nos dejaban dormir con las Scolas Do Samba.
BELA Gutman veía muy bien el fútbol. La dificultad que tuvo , la gran dificultad, fue el idioma. Pero te puedo asegurar que conocía una enormidad. Pienso que en esa época debe haber estado uno de mis mejores pasajes como futbolista.
ME siento satisfecho por lo que hice. Tengo que sentirme conforme, con el cariño de mis hijos, de Sheila, mi señora, con el aprecio de la gente. En el fondo, todos somos vanidosos, y a mi me gusta que me reconozcan. Que se acuerden de mí.
YO nunca me sentí estrella. Pero sé que hubo momentos en que fui “importante”. En esos momentos, especialmente en Peñarol, me preocupé siempre de que le pagaran primero a los jugadores de inferiores y a los empleados , que a mi.
ME cuento entre los pocos jugadores que hicieron tres goles en un clásico. Yo los hice en un partido que ganamos 4-1. Creo que junto a mi están Atilio, Hohberg , Martino, Ciengramos, Jiménez y alguno que se me puede escapar.
(Fuente ESTRELLAS DEPORTIVAS – Fascículo Nº 7 EL DIARIO – Autor de la nota JULIO DECAUX)
SALVADOR SALVADOR 06/05/2010 a las 05:23
MIS SALUDOS Y RESPETOS AMIGO CHILENO COMO FORMARON ALIANZA LIMA Y LA UNIVERSIDAD DE CHILE EN LOS 2 PARTIDOS QUE JUGARON EN 1972.
JAIME LUIS JAIME LUIS 08/01/2012 a las 03:27
GRACIAS SR CARLUCCIO, YA VI EL AÑO 2010 Y 2011, POR FAVOR SERA Q USTED ME PUEDE CONSEGUIR LAS NOMINAS Y DT X NACIONALIDAD Y AÑO DE LOS EQUIPOS VZLOS EN COPA LIBERTADORES LAS Q PUEDA SI HAY LA POSIBILIDAD DESDE 1964 HASTA LA FECHA SE LO AGRADESCO NO HE PODIDO UBICARLAS, GRACIAS Y DISCULPE EL ABUSO, TENGO UN PROYECTO Y ESTOY TRABAJANDO EN ELLO, MI DIRRECCION ES CALLE 17 CASA 3-55 SECTOR PUERTA DEL SOL LA ERMITA SAN CRISTOBAL ESTADO TACHIRA VENEZUELA TIERRA DEL DEPORTIVO TACHIRA TLF 0276- 344 03 89 HASTA OTRA OPORTUNIDAD. UB ABRAZO MI AMIGO
george vivas george vivas 21/05/2012 a las 05:00
ALBERTO SPENCER “EL CABEZA MAGICA” I
A partir de la pluma del periodista David Aguirre con una apretada síntesis de la biografia del gran ALBERTO SPENCER HERRERA, doy inicio a un ciclo de artículos dedicados a tan señera figura de la CLA.
Hablar de Alberto Spencer Herrera es usar palabras mayores en el fútbol ecuatoriano, de América y porque no decirlo, del mundo. Nació un 6 de diciembre de 1937 en Ancón, provincia de Santa Elena, Ecuador. Hijo de un jamaicano de origen británico, de donde es proveniente su apellido. Su récord histórico de 54 goles en la Copa Libertadores de América sigue tomando vigencia año a año que transcurre el evento, cifra que dados los tiempos actuales que se viven me parece será imbatible. Hoy en día un delantero convierte 8 o 9 goles en este tipo de torneos y ya está en la mira de muchos clubes, cuyas ofertas económicas serán irresistibles tanto para el jugador como para el cuadro dueño de sus derechos.
Su debut se produce en el club Everest de Ecuador en 1955. Al ser un club sin tanta trascendencia internacional tuvo que esperar hasta 1959 en un Sudamericano disputado con la selección de Ecuador para poder ser observado por clubes de otras latitudes y puntualmente uno, Peñarol, se hizo de sus servicios, debutando en el conjunto uruguayo en 1960. Rápidamente su olfato goleador y su oficio en el área empezaron a hacer estragos en los rivales, y un fiel reflejo fue su aparición en el partido inaugural con Peñarol en la Libertadores de 1960, año en donde el torneo tuvo su primera edición, marcó 4 goles en el partido ante Wilsterman de Bolivia. Su dupla ideal fue Juan Joya, notable puntero izquierdo, quien continuamente habilitaba a Spencer para tomar provecho de la mejor arma del ecuatoriano: su brillante juego de cabeza. Verlo saltar y ganar por arriba era toda una sana costumbre en todas las canchas donde paseó su clase. Contaba también con un arranque veloz y potente que causaba daños en las defensas rivales, y un remate con gran precisión y fortaleza.
Así como los atributos del juego del conocido ¨Cabeza Mágica¨ son admirados y reconocidos por todos, sus números son igualmente formidables y dignos de elogiar: 519 partidos en Peñarol, 326 goles en ese club y 510 en toda su carrera. Logró 8 títulos nacionales en 9 campeonatos que disputó en Uruguay, 3 Copas Libertadores y 2 Copas Intercontinentales, logradas en finales inolvidables ante el Real Madrid en donde dejó marcada su huella goleadora.
Se consagró seis veces goleador del campeonato uruguayo. Con ese club anotó 48 goles en la Libertadores y los otros 6 los marcó jugando para Barcelona Sporting Club, equipo ecuatoriano al cual estuvo ligado en 1971, luego de 11 años de éxitos en Uruguay. Vale destacar que ese año se alzó con el título de campeón en Ecuador. Su retiro de las canchas se dió en 1973
Hay un hecho que lo descubre a Spencer de cuerpo entero y nos muestra su amor inmenso por su tierra: varias veces le pidieron que se naturalizara uruguayo para poder actuar en esa selección en los torneos de Copa América y Mundial , a lo cual siempre su respuesta fue la misma, negativa. Las normas eran otras y si se permitía actuar en amistosos para alguna selección y, de hech
o, anotó el único gol de Uruguay en una derrota en Wembley ante Inglaterra, partido que finalizó 2-1 para los ingleses. Estuvo cerca de lograr su cometido de disputar un Mundial actuando por Ecuador , rumbo al evento en Inglaterra 1966 pero en un duelo clave ante Chile en 1965 Ecuador pierde 1-2 hipotecando sus opciones y el sueño de un país de llegar por primera vez a un Mundial , meta que se obtuvo recién el 2002 en Corea y Japón
Alberto Spencer
Por su inavaluable aporte en tierras uruguayas y el amor de la gente de ese país hacia él, en 1982 fue designado primero viceCónsul y luego Cónsul de Ecuador en Uruguay. Lamentablemente no pudo batir los problemas cardíacos que se le presentaban en sus últimos años de vida y falleció en Cleveland, EEUU en el año 2006, a los 68 años de edad y rodeado de su esposa e hijos. Merecidamente la IFFHS lo puso en la lista de los 20 mejores jugadores del siglo XX y se le ha rendido un homenaje post-mortem otorgándole su nombre a un estadio en Guayaquil, antes conocido como Modelo, ahora se llama Estadio Alberto Spencer, al igual que la cancha del estadio Monumental de Barcelona.
Un amigo me contó un hecho que habla de su grandeza en Montevideo: mi amigo se encontraba en esa ciudad y toma un taxi, al hablar el taxista escuchó su acento diferente y le preguntó , ¨de donde eres?¨ mi amigo al responderle que es de Ecuador , el taxista le dijo: ¨¡de la tierra de Spencer! Lo vi jugar, tranquilo yo te llevo gratis, esta carrera va en honor a él, es de lo mejor que he visto como 9¨. Oyendo eso, ¿quedan dudas de su grandeza?
David Aguirre
SALVADOR SALVADOR 11/01/2013 a las 01:04

Deja tu comentario Copa Libertadores de América 1961

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre